León Marino de las Galápagos

León Marino de las Galápagos

León Marino de las Galápagos

Zalophus wollebaeki

Hablemos del hermoso león marino de las Galápagos, otarino carnívoro que habita en una región rodeada por aguas oceánicas del Pacífico.

Descripción

Se trata de un mamífero marino de tamaño mediano, pues su rango abarca de 1.50 m a 2.50 m de longitud, con un peso que se mantiene entre los 50 y los 250 kg, siendo las mayores medidas para los miembros masculinos.

El dimorfismo sexual entre géneros es muy notorio. Basta con observar la frente abultada y prominente de un individuo para saber que se trata de un macho, pues las hembras carecen de esta característica. De igual forma, el cuello de ellas es más delgado y su cuerpo es menos robusto, aunque en épocas de embarazo alcanzan un mayor volumen corporal. Los dientes caninos de los machos son más fuertes y de una medida superior a los de sus compañeras.

El color de los machos es marrón oscuro mientras el de ellas es de un tono similar a la canela, pero ambos mojados dan la impresión de poseer una coloración mucho más oscura, llegando casi al color chocolate o incluso negro. La primera muda se presenta a los cinco meses de nacidos.

Su hábitat está rodeado de aguas oceánicas y una gran diversidad de fauna nativa.

Distribución y hábitat

No hace falta aclarar mucho su lugar de residencia, pues basta con leer su nombre para saber que habitan en las islas Galápagos, famoso archipiélago ubicado en el océano Pacífico a la altura del país Ecuador, aunque cabe señalar que leones marinos solitarios se han encontrado en aguas de Colombia y Costa Rica. No son animales migratorios.

Desde luego que su hábitat está rodeado de aguas oceánicas, enormes rocas costeras, terrenos arenosos y una gran diversidad de fauna nativa.

Características del león marino de las Galápagos.

León Marino de las Galápagos – Zalophus wollebaeki

Comportamiento

Son criaturas sociales que se reúnen en grupos de 30 individuos aproximadamente y no son nada tímidas, pues se ha observado que no huyen ante la presencia del hombre cuando están descansando en la tierra, algo que en parte puede representar una serie de problemas que explicaremos en la sección de amenazas.

Disfrutan reposar en la sombra que les proporciona la vegetación, las rocas y los grandes acantilados. Pasan varias horas dentro de charcos formados o dentro de las aguas oceánicas bajas, con el fin de evitar el sobrecalentamiento corporal.

Las vocalizaciones, el contacto físico y el olor sirven como formas de comunicación.

Existen dos tipos de machos: los territoriales y los no territoriales. Los primeros se encargan de que estos últimos no ingresen a su territorio y lleguen a alterar su harén. Las vocalizaciones de los dominantes son mucho más fuertes y frecuentes, por lo que tienen un mayor alcance auditivo. Los no dominantes se reúnen en colonias de “solteros”.

Aparte de las vocalizaciones, otro tipo de comunicación que prevalece es el del contacto físico y el olor. Los machos dominantes rozan el rostro de las hembras que son de su interés, y entre madres y crías existe un reconocimiento mutuo gracias a su aroma inconfundible.

Alimentación

Son cazadores activos durante el día que no se alejan mucho de sus colonias para buscar presas. Algunos organismos que forman parte de su dieta son los pulpos, calamares, crustáceos y variedades de peces como las sardinas.

Realizan inmersiones de hasta 200 m de profundidad durante 10 min.

Realizan inmersiones de hasta 200 m de profundidad con un asombroso tiempo de 10 min o un poco más, pero regularmente se adentran de 45 a 150 m durante 3 o 5 min. Pueden alejarse entre 10 y 15 km desde la costa para obtener mayor cantidad de comida, pero es ahí cuando su vida peligra a consecuencia de la depredación.

Las hembras no tienen problema por alimentarse durante el día o la noche, mientras los machos prefieren hacerlo en horas de la noche.

Reproducción

La madurez sexual de esta especie se presenta a los 4 o 5 años de vida. Los machos, que son polígamos, establecen territorios no solo en tierra, sino dentro de las aguas poco profundas, por lo que ambos lados defienden con agresividad.

Los apareamientos pueden darse fuera o dentro del agua, pero el mayor porcentaje se lleva a cabo cuando están sumergidos. Existen hembras que realizan partos cada año tras un período de gestación de 11 meses, pero no en todos los casos dan a luz anualmente.

Descripción del león marino de las Galápagos.

Hermosa cría de león marino de las Galápagos.

Las crías pesan alrededor de 6 kg al nacer y al año de edad son destetadas, pero tienen la opción de permanecer con la madre un año más.

Una madre y su cría mantienen un fuerte vínculo, pues se reconocen mutuamente a base de vocalizaciones y aromas. Durante la primera semana la hembra atiende a su descendiente para alimentarlo y protegerlo del peligro.

Amenazas

Orcas y tiburones son sus principales depredadores. Un cierto número de los sobrevivientes de leones marinos presenta cicatrices de ataques ocurridos durante su travesía por el mar. Los perros salvajes son transmisores de graves enfermedades que llegan a afectar a todos los miembros de una colonia.

Población: entre 20,000 y 40,000 individuos.

El fenómeno climático conocido como El Niño, es una amenaza para las poblaciones de leones marinos de las Galápagos, pues las aguas marinas cambian de temperatura y alejan a los organismos que forman parte de la dieta de estos pinnípedos, quienes finalmente mueren de inanición.

Se estima una población de entre 20,000 y 40,000 de leones marinos de esta especie pero va en declive, razón por la que se clasifica como animal en peligro de extinción.