León Marino del Japón

León Marino del Japón

León Marino del Japón

Zalophus japonicus

El león marino japonés sería la especie número siete si no hubiese llegado a la extinción, pero a pesar de ello no es considerada menos importante dentro de la familia de los leones marinos.
Su supuesta desaparición del mapa ha generado controversias, pues mientras algunos ya lo han declarado extinto, otros creen que existe la posibilidad de que en alguna colonia lejos de la presencia humana todavía viva y se reproduzca.

Descripción

Era una bella criatura marina de color marrón claro con tonalidades que variaban entre canela y marrón oscuro en algunas zonas. Mostraban un cuello largo y una cabeza pequeña y redondeada. Existe una ejemplar disecado en el Zoológico Tennōji, en Osaka, Japón, lo que nos permite conocer la apariencia que lucía años atrás.

Sus medidas no eran muy exorbitantes pero tampoco pasaban desapercibidos. El peso de los machos se mantenía entre los 450 y 560 kg, registrando longitudes de 2.3 a 2.5 m. Las hembras por su parte, no medían más de 1.64 m de largo.

Algunos creen que esta especie aún existe, pero lejos del alcance del hombre.

Distribución y hábitat

Era un habitante de las costas japonesas y de la República Popular Democrática de Corea, la República de Corea y la isla de Sajalín en Rusia. Abarcaban el mar de Japón, las islas Kuriles y la punta sur de Kamchatka, península volcánica situada en Siberia.

Rara vez se alejaban de las zonas costeras, adentrándose al mar a no más de 16 km para conseguir alimento.

Características del león marino del Japón.

León Marino del Japón – Zalophus japonicus / Autor de la imagen: Nkensei.

Extinción

Varios autores coinciden en su total extinción, pero cabe mencionar que un porcentaje no descarta la posibilidad de que aún existan ejemplares en aguas coreanas. Testimonios aseguran que avistaron familias de leones marinos japoneses, pero la similitud con otras especies pudo haberlos confundido.

La contraparte científica señala que las especulaciones no pueden ser tomadas como verdades y que se necesita la comprobación de tal hecho para que se haga oficial. Mientras se llevan a cabo más investigaciones, para ellos su estado de conservación seguirá siendo el mismo.

Su extinción es prácticamente reciente, pues estamos hablando de que fueron vistas por última vez a finales de la década de 1950 y para los años 70’s se declararon oficialmente en este estado. Las razones de su supuesta desaparición se debieron a varias razones, entre la que destaca la caza para la obtención de su piel, aceite y órganos internos para la medicina tradicional. Los bigotes también tuvieron su valor comercial como limpiadores de pipas o delgadas tuberías. Pero según los investigadores, la persecución por parte de los pescadores fue lo que provocó la real extinción del león marino japonés.

Fueron vistas por última vez a finales de la década de 1950 y para los años 70’s se declararon oficialmente.

Los datos históricos estiman que a mitad del siglo XIX vivían entre 30,000 y 50,000 ejemplares de esta especie, y que para el año de 1950 solamente quedaban 300.

De dicho número restante ya no se supo nada, pues no fueron encontrados en sus lugares natales y se asumió que fueron capturados, sin embargo, teorías adversas a su extinción explican la posibilidad de que la falta de alimento obligó a que buscaran otras aguas con mayor abundancia de presas y lejos de la presencia del hombre. Por supuesto que deseamos que esto último sea cierto y que vivan en tranquilidad.