León Marino Sudamericano

León Marino Sudamericano

León Marino Sudamericano

Otaria flavescens

Es una especie que recibe varios nombres, entre ellos león marino del sur, lobo marino sudamericano y lobo marino de un pelo.

Descripción

El dimorfismo sexual es el más evidente entre todas las especies de leones marinos que existen, pues los machos llegan a ser hasta tres veces más grandes que las hembras.

La longitud promedio de los machos es de 2.70 m con 350 kg de peso. Las hembras, por su parte, crecen de 1.8 a 2.0 m y pesan alrededor de 150 kg. Las medidas son variables, pues algunos ejemplares masculinos rebasan esas dimensiones, logrando que sobresalgan del resto.

La coloración de ambos sexos es marrón con tonalidades más oscuras en los machos y en las crías, quien varían de gris oscuro a casi negro. Las hembras son de color claro similar a la canela.

Los miembros masculinos poseen una cabeza muy grande y un cuello rodeado de gruesos y abundantes pelos que les forma una gran melena. Tienen una apariencia más agresiva y llegan a ser peligrosos depredadores de su misma especie.

Su amplia distribución abarca desde las costas del norte de Perú hasta las costas del sur de Brasil.

Distribución y hábitat

Su amplia distribución abarca las costas de América del sur, desde el norte de Perú, rodeando el borde por Cabo de Hornos y las islas Malvinas hasta llegar al sur de Brasil. Solitarios individuos se han avistado en aguas pertenecientes a Ecuador.

Prefieren mantenerse cerca de las costas y rara vez se alejan hacia aguas profundas. Un dato asombroso es que pueden explorar en aguas dulces muy cerca de los ríos. Se consideran no migratorios pero un mínimo porcentaje se aleja de las colonias natales durante la temporada no reproductiva, el resto se considera sedentario.

Características del león marino Sudamericano.

Macho y hembra de leones marinos Sudamericanos – Otaria flavescens. / Autor de la imagen: Vince Smith.

Comportamiento

Son especies sociales que también optan por permanecer en soledad. Los machos son territoriales y defienden su espacio con vocalizaciones, pero si eso no llegase a ser suficiente, comienzan batallas para determinar al ganador que dominará el área.

Se ha identificado llamados agudos, sonidos similares a ladridos, gruñidos, exhalaciones durante las batallas y posturas corporales como forma de comunicación.

Alimentación

Realizan inmersiones máximas de 175 m con casi 8 min de duración.

Su dieta carnívora es a base de peces, cefalópodos y crustáceos principalmente. Cuando el alimento es escaso, recurren a otro tipo de presas como pingüinos y hembras o crías de su misma especie.

Son hábiles nadadores que realizan inmersiones máximas de 175 m con casi 8 min de duración, pero comúnmente lo hacen a 60 m durante 3 min.

Reproducción

Los enfrentamientos entre los machos para establecer territorios y tener derechos sobre las hembras representa un peligro para las crías, quienes muchas veces mueren a causa de los aplastamientos.

Un solo macho puede llegar a tener hasta 18 hembras en su territorio, algo que se conoce como harén.

El período de gestación tiene una duración de poco menos de un año (alrededor de 11.7 meses) y nace una sola cría con un peso aproximado de 10 a 15 kg, con medidas más  grandes en los recién nacidos del género masculino. Poco tiempo después, la madre está disponible para aparearse nuevamente.

En sus primeros meses de vida, los pequeños leones marinos se adentran en el mar en compañía de la madre y de varios miembros de la colonia con el fin de tener un poco de protección contra los depredadores. Poco a poco van aprendiendo a detectar el peligro y a desarrollar sus habilidades de caza.

Amenazas

Las amenazas naturales están tanto en tierra como en el mar. Cuando permanecen descansando sobre las rocas, deben estar alerta de los pumas (Puma concolor), quienes acechan a su presa varios metros atrás y atacan sorpresivamente. En el agua son frecuentemente atacados por tiburones y orcas.

Estado de conservación: Preocupación menor.

Por años, esta especie fue perseguida por nativos de América del Sur y posteriormente por colonizadores europeos para la obtención de carne, piel y aceite. La pesca de arrastre  y los conflictos con pescadores son serios problemas que de no resolverse, podrían modificar su estado de conservación, el cual hoy en día se clasifica como Preocupación Menor por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) pero esto no significa que se deba bajar la guardia.